El cáncer de mamá es el más frecuente en el mundo y en el país constituye la primera causa de muerte en mujeres.

Para que un programa de detección de cáncer de mama arroje resultados positivos, al menos 75 por ciento de la población femenina debe responder, ya sea por invitación o porque es consciente de que debe hacerse esa prueba cada dos años.

Sin embargo, la cobertura nacional es de apenas 20 por ciento de mujeres en edad de someterse a ese estudio, “es como si no hubiera programa de tamizaje”, (detección oportuna), aseveró María Ester Brandan, del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El cáncer de mamá es el más frecuente en el mundo y en el país constituye la primera causa de muerte en mujeres: cinco mil 500 decesos por año, 15 al día y poco más de uno cada dos horas.

La especialista en física médica subrayó que la también llamada mamografía posee un valor indiscutible como método diagnóstico, pues contribuye a la detección de lesiones subclínicas (aquellas que nos son palpables).

Los expertos han concluido que hay suficiente evidencia para considerar que un programa de tamizaje basado en la mastografía puede reducir la mortalidad en población femenina de entre 50 y 69 años, aunque los beneficios se extienden a mujeres de más de 70 años, siempre y cuando “se acojan al programa y cumplan con la periodicidad establecida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *