Un estudio concluye que los pacientes que ven al mismo profesional sanitario, de familia o especialista, a lo largo del tiempo tienen tasas de mortalidad más bajas.

La fidelidad tiene premio. Al menos en lo que se refiere a la salud. Ser fiel al profesional sanitario que nos ha atendido desde siempre podría ser un factor protector frente a la muerte. Lo acaba de verificar un estudio que se ha publicado en la revista «BMJ Open» y que ha llevado a cabo por vez primera una revisión sistemática de la relación entre las tasas de mortalidad y la continuidad de la atención médica. Y la conclusión es definitiva: ser atendido por el mismo médico a lo largo del tiempo, ya sea el de familia o un especialista, parece alargar la vida.

Este curioso estudio vuelve a poner el foco en algo que en los últimos años parece que se está olvidando: la importancia de las relaciones personales en la atención médica y la confianza del paciente en el profesional sanitario.

Estudios previos han revelado que la llamada continuidad de la atención sanitaria está relacionada con una serie de beneficios: pacientes que siguen los consejos médicos con mayor interés, una mejor aceptación de las vacunas y otras medidas preventivas, y menos ingresos hospitalarios de urgencias.

El efecto se aplicó en diferentes culturas, y no solo se refiere a los médicos de familia, sino también a los especialistas, incluidos los psiquiatras y los cirujanos.

El lado humano de la medicina sigue siendo muy importante, e incluso una cuestión de vida y muerte

«Los pacientes saben desde hace tiempo la relevancia que tiene qué médico ven y la fluidez de la comunicación. Hasta ahora, esto se había considerado una cuestión de conveniencia o cortesía». Ahora puede que se de vida o muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *